Noticias

Durante julio los precios de los alimentos repuntaron impulsados por productos como las carnes de res, cerdo y pollo

Durante julio los precios de los alimentos repuntaron impulsados por productos como las carnes de res, cerdo y pollo

 
En los alimentos procesados, los incrementos en los precios del aceite de cocina, el azúcar, el chocolate y el café mantuvieron el comportamiento presentado en los últimos meses. 
 
En julio, se redujeron los precios de la mayoría de las papas, pero en porcentajes más moderados.
 
Consulte el boletín aquí
 
Bogotá, agosto 08 de 2022 (@UPRAColombia, @felipeff). Según el boletín de abastecimiento de productos agropecuarios y seguridad alimentaria emitido por la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra), durante julio los precios de los alimentos que hacen parte de la canasta básica familiar presentaron un repunte cercano a las variaciones registradas durante mayo. La medición de la inflación estuvo determinada por las alzas en los precios de la carne, los alimentos procesados, el arroz y las hortalizas, un resultado que cambió la tendencia a la baja presentada desde el pasado febrero
 
“El repunte de este mes se explica por el aumento simultáneo en los precios de la carne de res, cerdo y pollo, aumentos que se presentaron en la mayoría de sus cortes y presentaciones. Con relación a las hortalizas, se presentaron algunos aumentos pues son productos cuya oferta es muy sensible a los excesos de humedad y por ello, en coyunturas climáticas como la actual, su oferta se reduce por la dificultad de recolección; una situación que además afecta la calidad y durabilidad de los productos. Sin embargo, los alimentos procesados, los aumentos en los precios del aceite de cocina, el azúcar, el chocolate y el café́ mantuvieron el comportamiento de los últimos meses”, afirmó Felipe Fonseca Fino, director de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, Upra. 
 
El encarecimiento de la carne de pollo, de cerdo y de res, impactó en la inflación por la magnitud de las variaciones y por el peso que tienen estos productos en la dieta de los colombianos. Fonseca explicó que “estos aumentos pueden ser explicados por el encarecimiento del maíz en el mercado mundial, dado que este es el principal insumo en la preparación del alimento balanceado que consumen los pollos y los cerdos; según el portal de FAOSTAT, entre junio de 2021 y junio de 2022, los precios de los cereales aumentaron un 27,6 %”.
 
En el caso del pollo, puntualmente del ‘pollo entero fresco sin vísceras’, una presentación que se considera indicativa del comportamiento de este grupo, se registró un crecimiento promedio de 7,6 % en sus precios. Igualmente, aumentaron 4,5 % los precios del pollo entero congelado sin vísceras, mientras los de la pechuga y de otros cortes en 3,5 %. Respecto a la carne de cerdo, el lomo, y el pernil sin hueso, registraron aumentos en julio superiores al 1,5 %. 
 
En la carne de res, los aumentos de precio, si bien fueron más moderados y se situaron en el orden del 0,7 %, ocurrieron en la mayoría de los cortes que se comercializan de este producto. Por ejemplo, las chatas de res, la cadera y la costilla presentaron aumentos que en promedio fueron del 0,5 %, 0,8 % y 0,7 %, respectivamente.
 
Con relación a las hortalizas, los aumentos más elevados se presentaron en la remolacha, las cebollas cabezonas y junca, la acelga, la espinaca, la habichuela y los repollos. El aumento más elevado se presentó en la remolacha con un 50 %. “Según las evaluaciones agropecuarias, cuatro municipios localizados en Antioquia, Cundinamarca y Boyacá́ concentran un poco más del 80 % de las áreas sembradas y la producción de remolacha; por esta condición, cuando ocurre una contingencia climática, como puede ser la intensificación de las lluvias en un numero tan pequeño de municipios, se reduce sustancialmente la oferta de estas hortalizas”, explicó Felipe Fonseca. 
 
En el caso de los tomates, por segundo mes consecutivo se reducen los precios de las variedades chonto, riogrande, larga vida y riñón. De estos tomates, los precios del chonto o tomate de guiso presentaron reducciones en sus precios en los 32 mercados para los que el SIPSA reporta; reducciones que superaron el 30 %, tal como se observa en la gráfica. Además, permite ver que entre los picos de altos (o bajos) precios trascurren aproximadamente los cuatro meses que corresponden al ciclo de este cultivo.
 
Figura 1. Precios del tomate chonto
 
El grupo de los tubérculos, plátanos y raíces continuó presentando el mismo comportamiento del mes pasado hacia la baja en los precios de las papas, mientras se encarecieron el plátano, la yuca, el ñame y la arracacha. Sin embargo, es necesario anotar que la reducción en los precios de las papas no se dio en la magnitud que se observó en los meses anteriores; incluso, en variedades de papa como la sabanera y la nevada se presentó un cambio en la tendencia en sus precios que se manifestó con su aumento. 
 
En las frutas, continuó la buena oferta de guayabas, limones, fresa, aguacate Hass, piña gold, lulo y algunas naranjas; por el contrario, fue menor el abastecimiento de mangos, particularmente de variedades como el Tommy, el común y el de azúcar, al igual que el de papayas, maracuyá, patilla, granadilla y de mandarinas. En este grupo se presentó un encarecimiento de las frutas importadas como resultado del aumento en la tasa de cambio.