Evaluación de Tierras

 

La evaluación de tierras se define como el proceso mediante el cual se establece el desempeño de la tierra para un uso específico o sea la aptitud de uso de cada una de las clases de tierra existentes en una zona para determinados usos (FAO, 2007). El objetivo de la evaluación es proponer sistemas de uso que sean biofísicamente apropiados, socialmente aceptables, económicamente viables y que no ocasionen impactos negativos en el medio ambiente, es decir que sean sostenibles a largo plazo (Martínez, et al. 1997); se considera como un instrumento dentro de la etapa inicial del ordenamiento productivo que busca priorizar las apuestas productivas e identificar las áreas estratégicas productivas.

 
Etapas del proceso de Ordenamiento Productivo

Bajo el contexto anterior, es necesario emplear metodologías que permitan identificar las mejores alternativas para un territorio, basadas en las necesidades de producción de alimento, así como en las oportunidades en el mercado.

Hasta el día de hoy, la UPRA desarrollo e implementó la metodología de zonificación para plantaciones forestales con fines comerciales a nivel nacional y en asocio con la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, se diseñó la metodología de evaluación de tierras en dos escalas de trabajo: 1:100.000 (100k) y 1:25.000 (25k), validándose la primera en trece (13) municipios al norte del Cauca y en nueve (9) municipios al Sur del Tolima; se espera para el año 2015 validar la metodología de evaluación de tierras a escala 1:25.000 en el municipio de Puerto Gaitán.